Su utillización

En la mayoría de las grandes tradiciones terapéuticas de nuestro mundo se ha considerado siempre que los aceites poseían un poder sanador incontestable. Los esenios y los egipcios no eran una excepción y en sus prácticas los utilizaban con una atención y un respeto muy particular.

aceites_egiptoEl hecho de ungir a un enfermo con aceite era para ellos un acto sagrado. Por tanto, este perdía todo su valor si se practicaba de forma mecánica, es decir sin conciencia.

Si el terapeuta actual es consciente de la razón y del valor de la larga tradición de la  unción, también deberá a su vez considerar los aceites como entidades totalmente vivas, expresando cada cual su propia identidad y carácter específico. Un poco de práctica y de sensibilidad bastarán para persuadirle…

Esta es la razón por la que no podíamos pasar por alto el papel que juegan los aceites de sanación en la práctica de la Terapias Esenio-Egipcias.

Sean cuales sean los aceites que elijáis en función de la patología o ayuda que queréis aportar, os aconsejamos consagrar los aceites previamente.

La finalidad de este ritual tan sencillo es crear una llamada consciente a la Luz divina para que Esta facilite y amplifique la transmisión de la Onda de sanación.

 

Consagración

La consagración es fácil de realizar, elegiremos un símbolo o mudra para realizarla, se trazará en lo Invisible sobre el aceite a consagrar.
El símbolo utilizado será el que nosotros elegiremos, se puede utilizar la cruz de vida egipcia o el símbolo de luna-sol.

1457766_186340064891017_719890058_n


Cruz de la vida egipcia

 

 

estrella de ocho puntas

Estrella de ocho puntas

 

La dimensión olfativa de los aceites

“Los terapeutas egipcios la utilizaron más que sus herederos esenios. Según los contemporáneos de Akhenatón, la creación de un ambiente olfativo era importante en todo lugar consagrado a las terapias.

Sabemos hasta qué punto es a menudo desagradable, incluso penoso, deambular hoy día por los pasillos de los hospitales. Los olores de la comida se mezclan con los de los desinfectantes de todo tipo y el aire que circula en circuito cerrado está sobresaturado de pesados efluvios. La búsqueda, normalmente incoherente, de un ambiente aséptico, lleva a la casi sistemática retracción del aura de todos los que se encuentran en ese ambiente.

La retracción de un aura constituye siempre una medida de protección automática desarrollada por el organismo sutil. Traduce el hecho de que un cuerpo está “en guardia”, a la defensiva, lo que absolutamente está en el polo opuesto de la actitud requerida para una curación. De manera gráfica, diría que el huevo áurico se “rodea de hormigón” cuando se encuentra con ciertos olores.

No se trata de algo subjetivo ni secundario. Hay presencias que abren y otras que cierran un organismo a una corriente de curación. Los egipcios hablaban con frecuencia de la luz de un perfume o de un olor.

aromaterapia-beneficiosPara ellos, era en cierto modo el alma del deva director de la planta utilizada la que se absorbía por las fosas nasales. A sus ojos, el tipo de comunión que ello implicaba era el origen de la expansión o, al contrario, de la retracción del aura.

Por tanto, el ambiente olfativo de sus salas de terapia era considerado esencial, como si constituyera la primera llave por la cual los cuerpos sutiles de los enfermos iban a situarse en posición de apertura.

Los antiguos terapeutas no hubieran imaginado practicar unciones cuyo olor fundamentalmente hubiera desagradado a sus pacientes. Para ellos, no se trataba únicamente de una cuestión de “confort olfativo”. Sabían que había puertas que se cerraban en aquellos a quienes trataban si lo que respiraban no era agradable.

El chakra más influenciado por los olores y los perfumes es indudablemente el chakra raíz. El olfato es el sentido que puede ser definido como el más animal de todos. Por tanto, es lógico que esté relacionado a nuestro chakra base, el centro sutil que por naturaleza está vinculado de manera privilegiada al elemento Tierra.

La irradiación del chakra raíz no se visualiza fácilmente debido a su localización en la zona más íntima del cuerpo humano. Sin embargo, un aceite terapéutico apropiado, que el enfermo aprecie, contribuirá en gran medida a dilatarlo. De esta forma, la “conexión a la tierra” del organismo se verá facilitada, condición no despreciable para un retorno a la salud.

A priori, se tiene la impresión de que un perfume solo concierne la esfera respiratoria de nuestro ser y que lo influencia haciendo intervenir el chakra laríngeo. Sin embargo, esto representa solo el aspecto aparente y parcial de las cosas. El chakra de la garganta, el quinto, constituye solamente una puerta.

Es la principal vía de tránsito utilizada por un perfume y su información vibratoria para penetrar rápidamente en un cuerpo, pero en realidad, es el cuerpo entero en sus múltiples estratos, el que absorbe la información olorosa para vehicularla, en un segundo momento, al chakra de base. Cuando este haya absorbido la quintaesencia y se haya dilatado uniéndose más a la tierra, podrá distribuir la información recibida al conjunto del organismo por los nadis apropiados.

Todo ello puede parecer complejo, pero si nos dejamos impregnar, la lógica de este funcionamiento se impone progresivamente.”

Extraído del libro “Así Curaban Ellos”
Daniel Meurois
Ediciones Isthar Luna-Sol