Bálsamo para el alma

Amigos míos, he aquí algo pueril.

Es una especie de bálsamo para el alma cansada que se deja rozar por el desánimo. En silencio, sentados en posición de meditación, vuestra mano izquierda reposa en el suelo mientras la derecha, sobre la rodilla, tiene la palma mirando hacia el cielo.

Haced callar ahora todo deseo. Vivid una dulce espera, un sosiego, una quietud, y percibíos solamente como un punto de encuentro. Os convertís en el lugar dónde se unen las fuerzas del universo. Dejadlas respirar en vosotros. Fusionándose, están lavando vuestras células.

Después, sosegadamente, situad las manos – la derecha sobre la izquierda – en el centro del pecho, en la sede de vuestras antiguas memorias. Dejad que las manos actúen por sí mismas. Sin desear nada, sin medir vuestro tiempo.
Eso será todo…

¡Ah! Una cosa más… ¡No olvidéis agradecer a Quien a venido a visitaros!

Daniel Meurois – “Un Soplo de Luz”

Los beneficios de la meditación

Para el desarrollo de estos cuidados en terapia esenia y egipcia, es imprescindible la meditación, practicar es estado de quietud y conexión con nosotros mismos, hay mucho escrito sobre la meditación, formas de hacer una meditación, “técnicas” de meditación, etc

Pero ahora quiero proponeros algunos aspectos que ayudan a practicar la meditación, como todo es cuestión de disciplina, de voluntad y de constancia.

Los efectos positivos de la meditación están demostrados científicamente.

La meditación estimula la autocuración, nos proporciona mayor consciencia y creatividad, estimula y refuerza las zonas del cerebro asignadas a la felicidad y la alegría y estimula el sistema inmunológico, entre otras muchas ventajas.

Para continuar leyendo pincha aqui

Dilatación de los nadis

Para escuchar la meditación guiada pinchar aquí

– Hacemos unas inspiraciones y espiraciones profundas, suavemente, relajando nuestro cuerpo y nuestra mente (…)
– Invitamos a una Presencia de Luz a que acaricie nuestro chakra coronal (…)
– Los movimientos de inspiración y espiración que vamos a realizar deben hacerse con dulzura, sin tensión, pero con la máxima conciencia de la naturaleza del punto luminoso que viene a “barrernos”…
Se trata más de la percepción interior de una Presencia luminosa descendiendo progresivamente a lo largo de nuestro eje vertical que solo de su visualización. No es un trabajo de imaginación sino de conexión íntima con una realidad que se produce de manera efectiva.
– Hacemos una inspiración corta, invitando interiormente a un punto luminoso a descender desde la parte superior de nuestro cráneo hasta el punto medio que hay entre los ojos, a nivel de nuestro sexto chakra…
Espiramos dulcemente y dejamos subir el punto luminoso a la parte superior de nuestro cráneo. No es necesario orientar la percepción del punto luminoso en el sentido del ascenso, es preferible soltar.
– Iniciamos una segunda inspiración, dejando descender el punto luminoso hasta nuestro quinto chakra, en la región de nuestra garganta… Espiramos y le dejamos ascender…
– Inspiramos de nuevo dejando descender el punto luminoso por nuestro canal central hasta nuestro cuarto chakra, a la altura del pecho… Espiramos…
– Realizamos una nueva inspiración invitando al punto luminoso a descender a nuestro tercer chakra, en la boca del estómago… Espiramos mientras soltamos…
– Con otra inspiración le dejamos descender suavemente hasta nuestro segundo chakra, unos centrímetros por debajo del ombligo… Espiramos…
– Finalmente, inspiramos dejando descender lentamente el punto luminoso hasta nuestro chakra raíz, en la región del coxis… Espiramos y le dejamos ascender…

– Repetimos este ejercicio idealmente 7 veces seguidas. Idealmente porque ante todo corresponde a cada uno no forzar nada en sí mismo, sino respetar su propio ritmo. (…)

Extraído del  libro “Así Curaban Ellos” de Daniel Meurois
Ediciones Isthar Luna Sol