Esta es la segunda meditación que Daniel Meurois ofreció durante el Seminario impartido en Aranjuez en noviembre de 2016.

En esta meditación nos hace un invitación a penetrar en nuestro cuerpo para realizar una limpieza profunda, ¿cómo? mientras realizamos esta visita por todas las “estancias”, igual que si visitáramos un castillo, de ahí su nombre.

Verdaderamente es un ejercicio de autocuración, de auto-sanación, también sirve para tocar algunas memorias celulares y poder borrar algunos estados de crispación.