Cuando entramos en la dimensión del sueño seguimos viviendo de acuerdo al estado vibratorio que tenemos en estado de vigilia. Todos lo fenómenos que vivimos en estas horas tienen una realidad absoluta en nuestro campo vibratorio y en nuestro inconsciente. Son reales, solo que vividos en otro plano diferente al físico, pero eso no le resta importancia, todo lo contrario, podemos adquirir mucha información de nuestro estado interior, de nuestros miedos, limitaciones, situaciones sin resolver, carencias, etc…

Por lo tanto la “calidad” del sueño, de lo que vivimos en esas horas depende directamente del estado de nuestros centros energéticos llamados chakras, o lo que es lo mismo, depende de nuestro estado interior.

El papel de los chacras en las fases del sueño

…en el ser humano se necesitaban al menos dos chacras para que un sueño pudiera tomar forma, es decir, para que un holograma “se densifique” en el seno de la burbuja vibratoria de su alma.
….un chacra concreto está siempre presente y constante en el origen de un sueño. Se trata del sexto, aquel que llamamos con toda razón el “tercer ojo”. …
Durante la fase del sueño paradoxal, la más intensa de todas, este sexto chacra emite una onda específica. Esta onda es inmediatamente percibida por el chacra que es más receptivo a ella, generalmente el más activo. Pueden ser cualquiera de ellos, a excepción del séptimo…
Debo decir que, según mis observaciones, son a menudo el segundo, tercero y cuarto chacra los que son más sensibles a la onda lanzada por el sexto. La mayoría de las veces, un solo chacra responde, a veces dos, raramente tres.
Si digo “responde” es porque este reenvía un impulso energético hacia el sexto… el cual responde a su vez y así sucesivamente. Esto da como resultado una especie de “tren de ondas” emitidas simultáneamente por cada uno de estos chacras y a partir del cual la naturaleza del sueño se va a elaborar. Sin embargo, debo precisar que parece seguro que sea el sexto chacra el que está en la base de la “construcción” misma del holograma del sueño y que el otro u otros chacras, solo le proporcionan su contenido o cualidad vibratoria, …
Es fácil deducir que cuando es el segundo chacra el que responde a la llamada, el sueño estará dominado por las características impulsivas de la personalidad. Si es el tercer chacra el que domina, será el aspecto emocional del soñador el que tomará las riendas. En cuanto al cuarto chacra, el del corazón, este entra esencialmente en juego en todas las situaciones de contenido afectivo. …

Universos Paralelos de Daniel Meurois

Entonces, ¿lo que soñamos nos aporta información de nosotros que desconocemos?

Efectivamente, no solo de nuestros anhelos más profundos o de nuestros peores temores, también no pueden aportar una guía maravillosa que nos ayude a conocernos mejor.

Pensemos que en las horas del sueño, ese momento en el que estamos con nosotros mismo y donde no interactuamos con nadie (fisicamente), es el ideal para que todo lo que está escondido, en el subconsciente salga, se manifieste libremente, sin represiones.  De esta manera nos ofrece una información maravillosa.

¿Y qué pensamos que son los ensueños? Daniel en su magnífico libro Universos Paralelos nos lo ilustra de esta manera:

Los ensueños

… Hay que saber que lo que origina un ensueño es la interacción que se instala entre el sexto y el séptimo chacra en ciertas épocas bisagra de la vida. Lo que ocurre en estas ocasiones, es que el chacra frontal, tradicionalmente llamado “tercer ojo”, y que está estrechamente ligado a la hipófisis, está particularmente activo en su función intuitiva. Se encuentra entonces en un estado de estimulación y de despertar tan intenso que emite una demanda al Divino. Esta se traduce por una onda muy específica que el séptimo chacra percibe enseguida, el cual le responde con otra onda… y así sucesivamente hasta que se instala una especie de diálogo energético entre las dos zonas y genera una auténtica burbuja de luz de naturaleza holográfica.
Esta burbuja, cuyo nivel vibratorio es muy elevado, va a entrar en conexión con el universo constituido por el egregor de los símbolos y también el de los Arquetipos. En este mundo el séptimo chacra, el de la conciencia desplegada, secundado por el sexto, va a extraer los elementos de información que deben ser conducidos al estado de vigilia para servir de guía o de antorcha en el camino.
Hay que saber que existe un vínculo estrecho entre la muy extensa y brillante zona de acción del séptimo chacra y el universo akáshico. Este universo no es solo el de una Memoria colosal, también es el de las probabilidades de lo que percibimos como siento el futuro.
De ello, podemos deducir que un cierto número de informaciones ofrecidas al ser a través de un ensueño son de naturaleza profética, al menos a un nivel personal. …

Universos Paralelos de Daniel Meurois

 

Otro aspecto importante del momento del sueño es lo que llamamos pesadilla, vivencias incómodas, de miedo, preocupación, dolor, etc que no sabemos dar respuesta y por ello nos crea, en la mayoria de los casos, preocupación.

La dimensión de la pesadilla

… la pesadilla no es más que lo que llamamos en general una “divagación” inconsistente del ser.

La primera de mis constataciones fue que el alma, o si preferís el cuerpo astral del que duerme atrapado en una pesadilla, en el mejor de los casos no consigue alejarse de su envoltorio carnal más allá de dos o tres metros. Incluso con frecuencia, he observado que una parte de su cuerpo astral sigue atada a una zona concreta de su organismo físico, a menudo a los pies, la región sexual o el abdomen.
Gracias esta observación, es fácil comprender que el peso de la materia, eventualmente su bajísima frecuencia vibratoria, constituye a veces en algunas personas un anclaje excesivo que impide la salida de su alma hacia zonas de conciencia más sutiles.
¿Qué puede suscitar esta bajísima frecuencia, en sí misma anormal? Por un miedo constante, por una angustia que ha anidado en el ser, por un acontecimiento traumático o vivido como tal o también, a veces, por un elemento mucho más simple ligado a… la alimentación.
En la mayoría de pesadillas que he podido observar en estado de decorporación, las emanaciones de los tres primeros chacras eran siempre dominantes y totalmente anárquicas. También me ha pasado ver el conjunto de los seis primeros chacras bombardearse literalmente de “trenes de ondas” en la mayor de las desarmonías, generando hologramas incoherentes que parecían incrustarse los unos con los otros… De ahí las situaciones inverosímiles vividas por el soñador.
No olvidemos que cada chacra constituye un mundo con sus especificidades, sus memorias y, sobre todo, este vincula la conciencia con las dimensiones de la vida emparentadas con su especificidad. …

Universos Paralelos de Daniel Meurois

Esto nos indica que si queremos tener vivencias lucidas y conscientes en nuestras horas de “sueño” debemos prestar más atención a nuestro día a día, a nuestro “alimento” emocional, mental y espiritual. Los momentos de sueños son experiencias reales con nosotros mismos, no son fábulas ni cuentos, pueden ser una herramienta muy util, no debe quedarse solo en la esfera de las interepretaciones mecánicas y muchas veces sin fundamentos. Debemos ir más allá en la exploración de nuestra realidad onírica.

Os aconsejo leeros el libro de Universos Paralelos de Daniel Meurois, encontraréis repuesta a muchas preguntas 😉

Esther Pertegal