Ama tus limitaciones, acéptalas, la aceptación no es “resignación”, la aceptación viene de la comprensión y compasión, en definitiva es el Amor a uno mismo. Nuestras limitaciones nos ponen muchas veces en situaciones extremas, podemos aprovecharlas para crecer, usarlas para impulsarnos como si fueran un trampolín, “Haz de tu debilidad tu Fuerza“, es superar eso que llamamos limitación para que florezca la osadía, la alegría de experimentar y de aprender, ¡¡como el niño cuando no se cansa de explorar!!

IlimitadosEsta comprensión sucede cuando no estamos en la reacción como mecanismo de defensa ante esa “debilidad” o “limitación”, aunque es así como nos lo enseñan desde pequeños, estar en reacción en la “lucha”… lucha por superarte en el colegio, lucha por conseguir mejores marcas en el deporte, lucha por encontrar un buen trabajo… y así estamos siempre, ¡en lucha!
Pero si aprendemos a estar en la acción, sabremos aprovechar esta oportunidad que nos brinda una “limitación” para crecer y de este modo transformarlas.

La incomprensión nos hace estar en el miedo y en la huida…

Estamos muy acostumbrados a ello y además esta sociedad no hace más que alimentarlo, no nos han enseñado a “mirarnos” desde el corazón, nos enseñan a “analizarnos” desde la mente, y nos dice: “¡Eres así! ¡cada uno es como es! ¡eres igual que tu madre, acéptalo! y un largo etc… Y esto no hace más que hundirnos en el sentimiento de “no puedo” y de resignación, cuando en realidad siempre, siempre, desde que existe la humanidad ha habido Maestros, Avatares o como queramos llamarlos que nos han impulsado a conocernos, a explorarnos, a conectar con nuestra verdadera esencia, para que podamos tocar y sentir lo que verdaderamente somo… Seres Ilimitados.

Esther Pertegal