Está extraída del libro “El Testamento de las Tres Marías” de Daniel Meurois. Ediciones Isthar Luna Sol y recitada en arameo por Marie Johanne Croteau.
Una maravillosa oración que nos conecta con lo más sagrado en nosotros.