La ciencia prueba por fin que los meridianos existen

En cada cultura y tradición médica anterior a la nuestra, la sanación era alcanzada movilizando energía.”- Albert Szent-Gyorgyi, bioquímico y ganador del Premio Nobel de Medicina.

Durante centurias los custodios de la sabiduría antigua y los sanadores en distintas tradiciones han tenido una afilada comprensión del cuerpo energético. Las tradiciones de China, India, Japón y Tibet así como la de otros países hablaron por igual de canales de energía, meridianos o nadis a través de los cuales la energía vital fluye por el cuerpo.

La vida era considerada un fenómeno bio-eléctrico y de energía vibracional de modo que la salud giraba en torno a balancear la energía. La fuerza vital y la energía fluían a través del cuerpo animado asegurando la posibilidad de movimiento, respiración, digestión de comida, pensamiento e inclusive sentimientos.

MeridiansFeature4

¿Los meridianos existen verdaderamente?

La Teoría de los Meridianos ha sido elaborada según conocimientos empíricos. e trata de un sistema complejo  que no posee ningún equivalente en medicina occidental, aunque algunos de sus aspectos puedan tener analogías con los sistemas circulatorios, linfáticos, nerviosos o musculares que nos son familiares.

¿Los Meridianos deben estar considerados simplemente como una herramienta nemotécnica que tiene el poder de sintetizar observaciones que muestran diferentes sistemas fisiológicos del organismo?  ¿o bien constituyen un sistema distinto pero muy real que todavía escapa de los conocimientos de la ciencia actual?

La cuestión queda abierta, pero los especialistas en acupuntura pueden afirmar, a partir de su práctica diaria, que la Teoría de los Meridianos proporciona una eficacia clínica notable. Además, los pacientes testimonian regularmente la existencia de algo que precisamente corresponde a los meridianos, ya sea por las descripciones que hacen sobre la trayectoria de dolores, o cuando describen las sensaciones provocadas por la colocación de las agujas sobre los puntos de acupuntura.

meridianos

Canales de energía

Esta fuerza vital o chi se compone de dos tipos  – yin y yang – y fluye a través de una sofisticada red de conductos que trazan un circuito a lo largo del cuerpo. Miles de años atrás las culturas antiguas sabían de la existencia de estos canales energéticos. En Tailandia eran llamados “sen”, en India “nadis”, en China, Japón y Tibet “meridianos”, “canales” o “vasos”.  En India se dice que hay alrededor de 72.000 nadis o vías.

De acuerdo a esta tradición la enfermedad es un bloqueo en el flujo de energía de estos canales. La acupuntura, acupresión, masaje y yoga, se fundan en el principo de la existencia de canales o vías de energía que corren a lo largo del cuerpo conformando una extensa red.

Mientras que para algunos puede parecer un poco fantasioso el concepto de “cuerpo energético” considerando que nos conformamos de carne y hueso, de manera fundacional somos un campo de energía embebido en otro campo de energía.

Nuestros cuerpos son de naturaleza electromagnética y la ciencia a medido sus frecuencias con maquinarias avanzadas tales como los escaneos EKG y el MRI durante muchos años. Numerosos estudios demuestran que estas vías energéticas y puntos conducen electricidad inclusive si no se usan agujas para estimularlos. Se ha comprobado también que la técnica de masaje Shiatsu estimula produciendo efectos energéticos.

De manera similar se ha comprobado que el Qi Gong, el Tai Chi y las posturas de Yoga incrementa la condución eléctrica en estos puntos, aunque la ciencia nunca  confirmó la existencia de los meridianos hasta ahora.

acupuncture2
Una gran cantidad de tradiciones sanatorias se fundan en la existencia del principio de los meridianos.

Investigación científica

Recientemente en la Universidad Nacional de Seoul, científicos confirmaron la existencia de los meridianos, refiriéndose a ellos como “sistema primo vascular” ubicando a este sistema como una parte crucial del sistema cardiovascular.

Previamente el científico norcoreano Kim Bon-Han declaró haber encontrado los meridianos a principios de los años ’60. Demostró alrededor de 50 años atrás la existencia de nuevas estructuras tubulares existentes por dentro y por fuera de los vasos cardíacos y linfáticos, así como también sobre la superficie interna de los órganos y por debajo de la dermis. Sostuvo que se trataba de los tradicionalmente llamados meridianos. A partir de su estudio, los meridianos fueron llamados conductos o canales de Bonhan.

Actualmente la existencia de este sistema en varios órganos ha sido corroborada con mayores investigaciones considerando que el sistema primo-vascular es de hecho el aspecto físico del Sistema de Acupuntura de Meridianos. También ha sido sugerido que este sistema está implicado en la canalización del flujo de energía e información relacionada con los biofotones (ondas de luz electromagnética) y con el ADN.

DNAimage-1
Habría una relación entre los meridianos, la energía y la información contenida en el ADN.

Científicos coreanos que estudian la medicina oriental con métodos biofísicos comprobaron a su vez la existencia de los meridianos inyectando una tintura especial para detectarlos cromáticamente. Haciendo esto sobre puntos de acupuntura pudieron detectar el trazado de líneas muy finas que son las que conforman el mapa de meridianos.  Los investigadores descubrieron que estas líneas no están confinadas a la piel sino que de hecho son un sistema de conductos a través de los cuales fluye líquido, y que este líquido forma parte de la constitución de células madre.

Previamente, los científicos utilizaban una combinación de técnicas de imagen y escaneos CT para observar puntos concentrados de estructuras microvasculares que claramente correspondían al mapa de acupuntura creado por practicantes de Medicina Tradicional China en tiempos antiguos. En un estudio publicado en el Jornal de Espectroscopia de Electrones y Fenómenos Relacionados, los investigadores usaron contraste CT para crear imagenes en puntos por fuera y por dentro del circuito de meridianos tradicional. Los escaneos CT revelaron claras distinciones entre las estructuras anatómicas de ambos.

Blue-die-pic
Inyectaron una tinta colorante para identificar  los meridianos.

El sistema de meridianos

Existen 12 pares de meridianos primarios y dos meridianos simples, seis yang y seis yin. Cada meridiano está relacionado a un elemento y su mayor actividad se da a determinada hora del día; está también influenciado por un elemento (madera, fuego, metal, agua y tierra) y por una estación del año (primavera, verano, otoño, invierno y estación intermedia).

La naturaleza de los meridianos en su estructura elemental denota lo profundo de la conexión de nuestras cuerpo células con el universo. Estamos íntimamente conectados con los elementos de la naturaleza y el flujo energético de todo tipo de vida a nivel celular y físico. Incluso nuestra Tierra tiene canales similares a los meridianos de nuestros cuerpos.

MeridianMannequin2
El mapa de meridianos fue establecido por sandores Chinos alrededor de 2000 años atrás.

¿Cómo se relacionan los meridianos con la salud?

Nuestros cuerpos necesitan estar equilibrados. Un flujo equilibradosde energía, ni excesivo ni insuficiente, genera un estado saludable. Lo mismo ocurre en la manera en que vivimos nuestras vidas. El equilibrados es lo más importante. Como decía Buddha: “el camino del medio” o moderación en todas las cosas.

Podemos ver esta armonía como un equilibrio entre las energías yin y yang, las dos energías opuestas y complementarias, catalizadoras del universo.

El mapa de meridianos y sus puntos (nadis) a lo largo del cuerpo físico constituyen el cuerpo sutil del sistema nervioso, circulatorio, digestivo, respiratorio, linfático, etc.

Cualquier bloqueo puede afectar la condición de la salud física haciéndonos perder la habilidad de sentir y conectar profundamente con otros, el entorno y nosotros mismos. Del mismo modo en que las venas y las arterias, los nadis forman un tejido y son  la matriz de la conciencia que constituye la mente y el ser, haciendo posible la expresión física de las existencia de otras dimensiones.

(extraído y traducido del sitio sain-et-naturel)