En muchas terapias los aceites esenciales tienen una gran importancia, pero ¿sabemos a qué es debida esa importancia?, sabemos que pueden ayudarnos ante un golpe, una picadura de un insecto, ayudarnos a respirar mejor, a calmar los nervios, a dormir mejor… pero esto ¿a qué es debido? Con este artículo podemos entender mejor cómo funcionan los aceites esenciales, realmente es algo sublime y maravilloso.

En las terapias esenias y egipcias el uso de aceites esenciales es básico, es un gran aliado que acompaña al terapeuta en la realización del tratamiento. Al ser unas terapias que actuan sobre los campos sutiles, el uso de un elemento vibracional tan elevado y puro es fundamental.

Quiero compartiros extractos de un artículo que ilustra muy bien la acción de los aceites esenciales.

“La frecuencia es la tasa medible del flujo de energía eléctrica que es constante entre dos puntos. Todo tiene una frecuencia.

Robert O. Becker, MD, autor del libro, The Body Electrc, valida el hecho de que el cuerpo humano tiene una frecuencia eléctrica y que esta puede tener mucho impacto sobre la salud de una persona.

Raymond Rife, en el año 1920, desarrolló un microscopio muy potente que podía aumentar un objeto cerca de 1500 veces su tamaño. Podía ver en la sangre los virus, bacterias, parásitos, toxinas, etc. Partiendo de ahí, desarrolló un “generador de frecuencias” que podía generar diferentes frecuencias eléctricas penetrando una parte afectada o enferma del cuerpo (La medicina sabe desde hace más de 100 años que las corrientes eléctricas dirigidas a una herida o una fractura pueden acelerar muchísimo su sanación). Continuando su trabajo, ha validado que ciertas frecuencias pueden impedir el desarrollo de la enfermedad, ¡y otras destruirían la enfermedad!

Nicolas Tesla dice que si nosotros elimináramos ciertas frecuencias del exterior que interfieren en nuestro cuerpo, podríamos tener mucha más resistencia a la enfermedad. Bjorn Nordenstrom un radiólogo de stockholm, en Suecia, ha escrito Circuitos eléctricos cerrados a principio del año 1980, descubrió que, colocando un electrodo en el seno de un tumor, con una corriente continua de miliamperios atravesando el electrodo, podía disolver el tumor cancerígeno y detener su crecimiento. Ha constatado que el cuerpo humano tiene campos de energía electro físicos y electromagnéticos.

Dr. Otto Warburg ha sido doblemente premiado por el premio Nobel y ganador del premio Nobel en la búsqueda sobre el cáncer, descubriendo que la células tienen una frecuencia eléctrica.

Además, los datos actuales poden verificarse en un nuevo libro Cancer: Cause Cure and cover-up. Detalla la función enzimática y el magnetismo, la onda cuadrada y la frecuencia vibratoria que mata los microbios, la actualización de los test de la energía para el diagnóstico de las enfermedades y más.

Más allá de toda duda, ciertas frecuencias pueden impedir el desarrollo de la enfermedad y otras frecuencias destruirían la enfermedad. Las materias de la frecuencia más elevada destruirían las enfermedades de frecuencia inferior.”

Podemos decir que las frecuencias nos rodean, somos frecuencia y por ello nos influyen directamente.

Las frecuencias de los aceites esenciales van de 52 MHz hasta los 320MHz. La Rosa (Rosa de Damasco) es el aceite esencial que tiene la mayor frecuencia vibratoria de todos los aceites con 320MHz.

Nuestros pensamientos y lo que comemos

Otro punto importante es la influencia de nuestros pensamientos sobre nuestra frecuencia. Los pensamientos negativos reducen las frecuencias medibles en 12 MHz y los pensamientos positivos aumentas la frecuencia medible en 10 MHz. Se ha constatado también, que la oración y la meditación aumentan los niveles de frecuencia de 15 MHz.

Todo lo que comemos y bebemos tiene una influencia sobre nuestra salud, pero también sobre nuestra frecuencia vibratoria.

“Los alimentos tienen su frecuencia. Ciertos alimentos tienen vibraciones muy fuertes, estos son los que nos procuran mucha energía.

Algunos ejemplos:

Las verduras, hierba de trigo …………………………………… 70-90 MHz

Almendras crudas ……………………………………………………. 40-50 MHZ

Hierbas frescas …………………………………………………………. 20-27 MHZ

Hierbas secas …………………………………………………………… 15-22 MHZ

Hamburguesas y comida rápida ……………………………….. 3-5 MHz

Alimentos en conservas ……………………………………………. 0MHz

Alimentos congelados ………………………………………………. 0MHz

La utilización de la energía para invertir o eliminar la enfermedad nos conduce a la búsqueda y al descubrimiento de las frecuencias eléctricas de los aceites esenciales.

Los aceites esenciales son una fuente de frecuencias muy elevadas para mantener nuestra salud en buen estado.

Las tasas vibratorias de algunos aceites esenciales son:

Camomila Alemana ……….  108 à 138 MHz
Melisa …………………………… 102 MHz
Hélichryse italiano ………… 181 à 192 MHz
Lavanda  ……………  …………. 118 à 150 MHz
Rosa de Damasco …………… 300 à 350 MHz
Menta Piperita ……………….. 78 MHz
Albahaca ………………………… 52 MHz

Bruce Tainio, propietario y presidente de Tainio Tecnologias, ha desarrollado un monitor calibrado de frecuencias que se utiliza para estudiar las frecuencias bio-eléctricas de los aceites esenciales sobre el cuerpo. Se trata de un contador de frecuencia BT2.”

Sin embargo, hay que saber que las frecuencias de los aceites esenciales varían según cada lote, las condiciones, el suelo y sobre todo las condiciones meteorológicas. Por lo tanto, estas frecuencias indicadas pueden variar según el lote.

“Los aceites esenciales son multifuncionales, y tienen un amplio espectro de aplicaciones. Los aceites no se acumulan en el cuerpo, son su frecuencia y su efecto los que se acumulan. Están hechos de la misma sustancia que el cuerpo. Los aceites esenciales se absorben y trabajan a los segundos de su aplicación. La energía de los aceites y el cúmulo de calor producen una penetración y resultados rápidos. Los aceites esenciales se quedan en un cuerpo sano hasta 8 horas.

Los aceites esenciales ofrecen una frecuencia positiva sobre el cuerpo y contienen moléculas de oxigenación que transportan los nutrientes en las células.”

Los aceites esenciales y las mezclas de aceites con gamas de frecuencia más elevadas, trabajan en las regiones emocional y espiritual. Por eso el aceite esencial de Rosa de Damasco, por ejemplo, solo con su presencia en contacto con el cuerpo ya sea físicamente como olfativamente, tiene un efecto tan potente a nivel emocional y del alma.

Los aceites esenciales y las mezclas de aceites que tiene una frecuencia inferior tienen un efecto más profundo sobre los cambios estructurales/físicos. De ahí su uso para muchos problemas físicos, como golpes, picaduras, dolores musculares, etc…

“Los aceites sencillos se pueden juntar con una mezcla para aumentar el efecto.

La inhalación de aceites esenciales es particularmente preferible porque las moléculas suben a la nariz y allí son atrapadas por las membranas olfativas. Estas células nerviosas provocan impulsos nerviosos hacía el bulbo olfativo del cerebro en 23 segundos. El bulbo olfativo (del cerebro) transmite los impulsos eléctricos hacia otros centros del cuerpo. Los aceites esenciales tienen un efecto psicológico y fisiológico profundo.

Frecuencias del cuerpo humano en MHz:

· Frecuencia normal del cerebro (cabeza) 6h00-18h00 son 70-78 MHz
· Frecuencia del cerebro en 80-82 MHz, indica que es un genio
· Cuerpo sano 6:00 h à 18:00 es 62-68 MHz
· Glándulas tiroides y paratiroides son 62-68 MHz
· Timo es 65-68 MHz
· Corazón es 67-70 MHz
· Los pulmones son 58-65 MHz
· El hígado es 55-60 MHz
· Páncreas es de 60-80 MHz
· Cuando comienza la enfermedad, (el constipado) 59-60 MHz
· El estómago es 58-65 MHz
· Colon ascendente es 58-60 MHz
· Colon descendente es 58-63 MHz
· Síntomas gripales es 58 MHz
· Infección viral es 55 MHz
· Cáncer es 42 MHz
· Cuando se comienza a morir 20 MHz”

La importancia de las frecuencias a las que estamos expuestos

La utilización de los aceites esenciales cotidianamente nos ayuda a elevar la frecuencia energética y electromagnética de nuestro cuerpo. A través de un difusor, tomando un baño o perfumándonos con los aceites esenciales favorece el aumento de nuestra tasa vibratoria. Cuanto más elevada está la tasa vibratoria, mejor es nuestra salud. Esta es una buena forma de estar impregnado de “buena” frecuencia.

Pero no ocurre lo mismo en otras ocasiones, por ejemplo, todos los aparatos eléctricos de vuestra casa, lámparas, televisión, radio, teléfono, micro-ondas, emiten frecuencias vibratorias electromagnéticas que son incoherentes y caóticas. Sus efectos son que rompen el campo eléctrico humano.

En cambio, el generador de frecuencia del Dr. Rife y la mayor parte de las sustancias naturales (incluidas los aceites esenciales) son frecuencias coherentes que resuenen en armonía con el campo eléctrico del cuerpo humano.

El cuerpo humano que vibra en una gama vibratoria normal entre 62 y 68 MHz se considera que está en estado de buena salud.

Los aceites esenciales nos ofrecen un medio natural para restaurar la salud, frecuencia vibratoria electromagnética de nuestro cuerpo. La elegancia de su holismo permite su fácil funcionalidad en nuestra vida diaria.

Su presencia sutil constante resuena dulcemente con los campos eléctricos de nuestro cuerpo, ayuda y restablece la salud armónica y el bien estar a todos los niveles.

Los efectos de sanación de los aceites esenciales pueden ser sutiles y profundos. Pueden afectar a la sanación sobre los cuatro rayos de la realidad -físicos, mentales, emocionales y espirituales-. No obstante, los aceites no son los agentes de la sanación. Al contrario, son los agentes bio-espirituales que favorecen la acción del sistema de sanación del cuerpo.

Los sistemas de sanación del organismo no son solo el sistema inmunitario. Desde luego es importante, el sistema inmunitario solo es un aspecto del sistema total de sanación del cuerpo que incluye los cuerpos sutiles, la psiquis y el sistema nervioso, las glándulas endocrinas, y otros. Trabajan todos juntos para sanar y mantener la salud.

Fuente: http://www.biospiritual-energy-healing.com/